Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Edgar Américo Ochoa Pezo

Centro Andino de Investigación Pedagógica

VORACIDAD POLÍTICA

VORACIDAD POLÍTICA

Prof Edgar Américo Ochoa Pezo

Estamos en una semana crucial para la determinación de inscripción oficial de listas presidenciales y elección de candidatos congresales con diferencias significativas. Algunos partidos reproducirán las prácticas tradicionales del caudillismo y tras las cortinas definirán al mejor postor para la candidatura congresal; otros más audaces para privilegiar y proteger su círculo lo harán silenciosamente dentro de sus cuatro paredes; necesitamos aprender a ser democráticos y ampliar las decisiones en consulta social para garantizar la construcción de una vida política socialmente involucrada con sus electores.

Es la semana clave para definir entre estar tranquilo en el calor familiar y ser observador pasivo o tomar la decisión de ejercer la vocación política sin perder de vista su naturaleza fundamental aun cuando aparentemente está prohibido ser honesto.

Ejercer política es lamentablemente aun, ingresar a un mundo voraz en el que la desacreditación es la mejor herramienta para construir una oportunidad frente al oponente, un mundo en el que las más bajas estrategias politiqueras trataran de desaparecer al contendor.

Es también una gran oportunidad para descargar con libertad las más viles especulaciones sobre el otro; de forma parecida muchos ciudadanos se frustran al sentir que sus potencialidades son mayores o mejores que los que postulan y no encuentran la ruta para buscar la oportunidad porque puede más su percepción sobre lo mal que se ejerce la política y sobre lo peligroso que este camino para él y su familia. Hay de los otros que alcanzan su momento para demandar o expresar su frustración construyendo críticas y comentarios ácidos sobre el trabajo de los postulantes.

Este proceso será voraz, tal vez el más inimaginable, hay cuadros políticos que surgen y ponen en riesgo las posibilidades de quienes lamentablemente atraviesan frustraciones de derrota continua porque el pensamiento social no los acompaña; sin embargo hay otros que siendo parte de la confianza social no alcanzaran sus objetivos porque su valla electoral no se los permite; al final, muchos pondrán sus estrategias comunicativas más efectivas para destrozar y poder ganar.

La política es voraz porque se lo permitimos, porque el pueblo está separado de las decisiones sobre sus partidos, sobre sus candidatos, sobre sus principios; los partidos políticos se han ido convirtiendo en propiedad privada en el que el derecho ciudadano de decidir ha sido trasgredido y ven al militante o simpatizante al propio estilo del mercado liberal: un Cliente.

Estamos en un momento coyunturalmente importante para que en el legítimo derecho ciudadano pongamos freno a las prácticas perversas y deshonestas que se ejercen entre contrincantes en el que el elector tiene que elegir por el más cruel.  Gana el discurso de quien dice la mayor barbaridad.

Es necesario que la sociedad empiece a evaluar las construcciones coherentes de liderazgos transparentes y exija su participación en la decisión de sus propios candidatos. Abrir los partidos a la gente implica que cada uno ejerza su derecho de apostar por un candidato que luego debe sustentar con su coherencia el respaldo social asignado.

Así como el profesor ejerce un apostolado, el político debe reaprender a ser un ciudadano íntegro consciente de su renuncia personal y de la responsabilidad social de la cual debe rendir cuentas, así mismo el ciudadano debe tener la responsabilidad de dar su voto de confianza defendiendo el principio de integridad de su candidato y respeto por los demás.

La política seguirá siendo voraz si legitimamos el juego sucio del insulto, la desacreditación bajo el concepto de ganar destruyendo la integridad personal, familiar y política del oponente.



escrito el 13 de enero de 2016 por en Edgar Ochoa Pezo,Política


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar