Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Edgar Américo Ochoa Pezo

Centro Andino de Investigación Pedagógica

Manotazo de presidente García – Perú

DE PATADITA A MANOTASO DE PRESIDENTE O ALETAZO DE COJ….
Prof. Edgar Américo Ochoa Pezo
Para cualquier mal entendimiento e insinuación de uso de palabra soez; Cojudo, es un adjetivo que califica a una persona como tonto, bobo, estúpido o idiota, es decir dice de la persona que se comporta como si no hubiera tenido acceso a formación y actúa con comportamiento que lo califica como tal.
Sin embargo, también es cierto que cualquiera puede convertirse en ello; sobre todo, cuando habiendo regulación y normatividad para resolver problemas, decide hacer uso de violencia para resolverlo (hacer justicia con las propias manos, desconociendo que existe una instancia jurídica que es responsable de ello).
La expresión y uso de la violencia evidencia, capacidades insuficientes ante situaciones vulnerables. La violencia, lamentablemente, es un acto humano adquirido que demuestra la involución humana, denigra a las personas y legitima la ingobernabilidad personal o familiar además como es lógico, tiene incidencia en cualquier otra dimensión del desarrollo ya sea ésta de naturaleza social, ambiental, económica o política.
Hay que ser realmente así (cojudo), para resolver a cuenta propia, propinado golpes cuando se es agredido, mucho más aun viviendo en un país en el que se es protagonista de la construcción de un estado de derecho sostenido y en franco proceso de crecimiento (¿cuánto puede servirnos ser del primer mundo si resolvemos nuestros problemas de forma primitiva?).
La dimensión del hecho es más grave si viene de un constitucionalista y mucho más si soy el Presidente del Perú y hago gala universal de que vivimos en un país en el que existe seguridad jurídica y ejercicio de derechos. Si esto último es lo que pienso y siento, ¿Cómo entonces frente a una situación de vulnerabilidad decido resolver agrediendo con golpes?, ¿Con qué autoridad podré decir nuevamente ¡No hay diálogo sino levantan las medidas de fuerza y violencia! ¡No se instalará mesa de diálogo si continua la violencia!.
Si el Presidente de una República decide resolver a golpes situaciones conflictivas; entonces se legitima la ingobernabilidad social, se desconoce la instancia judicial, se debilita la independencia jurídica (ya lo vinos estos día muchos legisladores y autoridades tomando partido a favor de la violencia).
Mantener ecuanimidad, la cordura, la sensatez (Sr Villa Stein) no es ninguna mariconada. Ni siquiera lo es la no aplicación de la ley en su dimensión y sentido real; porque el ser afeminado (definición de mariconada) no tiene porque condicionar la razón e inteligencia personal y social de eliminar la violencia como mecanismo de resolución de problemas y tratamiento de frustración.
Si hay que defenderse a golpes o golpeando al agresor (Sr Villa Stein), entonces porque la policía recupera a delincuentes que están siendo linchados por u pueblo agredido permanentemente? ¿Por qué entonces hemos legislado contra el uso de la violencia familiar? ¿Por qué encerramos en cárcel a un ciudadano que por defenderse mata a su agresor?. Pueden ser diferentes niveles de agresión, pero está claro que el Presidente del República no puede ser el mejor ejemplo de uso de violencia para demostrar no ser marica he ir pateando o abofeteando a cuanto ciudadano decida abiertamente expresar su descontento de su gestión política (61 de peruanos considera que le presidente hace una pésima gestión – Diario 16 oct/14).
A ningún ciudadano(a), en un estado democrático, ni de manera excepcional se le adjudica el derecho de agresión, ni verbal, ni física, ni psicológicamente: Existe un marco legal que nos protege a todos y todas.
Aun cuando se haya desarrollado la capacidad de indignación por la legitimidad que ha adquirido la corrupción en el país o en la región, no significa tener licencia para insultar u ofender. Qué interesante hubiera sido que el presidente nos haga sentir orgullosos de hacer cumplir el marco legal y proceder como se exige a todo ciudadano; por lo legal. Hubiera sido importante sentar el precedente para que nunca más ciudadano alguno se atreva a faltar el respeto al presidente, aunque no lo hayamos elegido todos ¡es nuestro presidente!. Son las reglas que aceptamos en este juego de democracia liberar representativa.
Hay que criticar la poca capacidad de control emocional que ha tenido el Sr García. Ha demostrado limitaciones en el manejo de sus impulsos; obviamente, ello expresa su poca tolerancia a la frustración, pues ante un hecho que no puede explicar (corrupción institucionalizada) ha decidido resolverlo con violencia e intentado justificar su actitud ocultándose como defensor de su señora madre. Habría que preguntar si nuestra madre podrá sentirse orgullosa de saber que reaccionamos con violencia cada vez que nos sentimos frustrados.
Estoy convencido de que el presidente se equivocó. También estoy convencido que fue un acto de desesperación, su reacción expresa reconocimiento explícito de que algo anda mal, de algo que no lo pudo controlar. Más convencido estoy que el presidente sabe que actuó inadecuadamente y se rectificará; así, una vez más dejará colgados a quienes se subieron sobre su hombro para respaldar y proteger sus impertinencias.
Si se tiene vocación para ser presidente de la república, o la región, o alcalde en un gobierno local; se está en la obligación de gozar de control emocional, esa es una condición elemental para declararse representante del un pueblo. Mantener la capacidad de indignación no es solo de un lado, de hecho, si alguien pierda cordura, no significa que los demás respondamos irracionalmente.
La expresión violenta es un acto de desesperación, es un acto irracional (aun cuando se tenga el más alto grado académico); Es una Cojudez, porque avala y legitima la violencia, estimula y alienta la no reconciliación; porque te hace tonto, bobo, estúpido o idiota. Estamos a tiempo para dejar de serlo.



escrito el 20 de octubre de 2010 por en General

etiquetas:


2 Comentarios en Manotazo de presidente García – Perú

  1. Juan Cuárez Soto | 13-12-2010 a las 21:51 | Denunciar Comentario
    1

    Los gobiernos de turno que demuestra violencia social y política contra el pueblo son ciegos, confundidos, ignorantes de la realidad en el que vivimos por tal razón son incapces, mediocres, inútiles que ponen orden en base al uso y abuso del poder, armas asesinas comprometiendo la vida, salud, seguridad y bienestar integral del pueblo: de los militares, policías y de los civiles.

  2. eco8a | 08-09-2011 a las 8:00 | Denunciar Comentario
    2

    Generalmente estan cargados de decisiones arbitrarias…Crece la macroeconomía pero no hay explicaciónpara el incremento de l apobreza….sucede que suelen ser muy cuidadosos de lo externos aunque lo interno se condene.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar